Resumen Ejecutivo
Ni fuego, ni humo: Informe sobre la Reducción de Daños por Tabaquismo a nivel mundial 2018

El Informe sobre la Reducción de Daños por Tabaquismo a nivel mundial (GSTHR, por sus siglas en inglés) evalúa por primera vez la disponibilidad y el uso de productos con nicotina más seguros a nivel regional, nacional y mundial. También aborda las respuestas regulatorias a estos productos y el potencial de salud pública de la reducción de daños por tabaquismo.

Cada seis segundos alguien muere por una enfermedad relacionada con el tabaco y todo apunta a que este problema está probablemente empeorando. La rápida caída de las tasas de tabaquismo en los países más ricos se está ralentizando, mientras que en los países más pobres estas tasas siguen aumentando. Las medidas del control del tabaco se han mostrado probadamente insuficientes. Aunque son muchas las personas que intentan dejar de fumar, sea por su cuenta o con la ayuda de productos médicos, muchas no lo consiguen. «Dejarlo o morir» ya no es la única opción para aquellos que no pueden abandonar el tabaco. Los productos con nicotina más seguros ofrecen una nueva alternativa. Existen pruebas concluyentes de varias fuentes internacionales independientes que aseguran que estos productos son significativamente más seguros que los cigarrillos. Su potencial para salvar vidas podría llevarlos a liderar una revolución mundial en la salud pública.

La epidemia de tabaquismo a nivel mundial

»Son más las personas que consumen cigarrillos que las que utilizan otros productos de tabaco combustible. »Los cigarrillos de tabaco constituyen la forma más perjudicial de consumir nicotina. »El problema radica en la combustión del tabaco, pues es un proceso que libera toxinas altamente perjudiciales. »La gente fuma por la nicotina, pero los alquitranes y los gases tóxicos son los causantes de las muertes. »El tabaquismo es la principal causa de muerte por enfermedades no transmisibles. »Las personas con menos recursos son las que más padecen por el tabaquismo, y los países más pobres son los menos capaces de establecer medidas efectivas de control del tabaco. Son muchas las personas que intentan dejar de fumar, por su cuenta o con la ayuda de productos médicos, pero muchas no lo consiguen. » La fuerte caída en las tasas de tabaquismo en los países más ricos está comenzando a ralentizarse, mientras que en los países más pobres se prevé que estas tasas aumenten. »Son muchas las personas que intentan dejar de fumar, por su cuenta o con la ayuda de productos médicos, pero muchas no lo consiguen. »La fuerte caída en las tasas de tabaquismo en los países más ricos está comenzando a ralentizarse, mientras que en los países más pobres se prevé que estas tasas aumenten. »Las medidas del control del tabaco no son suficientes para ayudar a la gente a dejar de fumar.

Productos de nicotina más seguros y reducción de daños por tabaquismo

»Los productos de nicotina más seguros (SNP, por sus siglas en inglés) suministran nicotina con una reducción significativa del riesgo, comparado con los productos de tabaco combustible. Por ello, el eslogan: «Ni fuego ni humo». »La evidencia internacional demuestra que estos productos son más seguros que los cigarrillos convencionales tanto para los fumadores, como para sus familiares directos y otros fumadores pasivos. »Al proporcionar formas más seguras de suministrarles nicotina, estos productos permiten que los fumadores sigan consumiéndola, pero evitando los riesgos para la salud derivados del tabaquismo. »«Dejarlo o morir» ya no es la única opción que les queda a aquellos que no pueden dejar de consumir nicotina. Los SNP (incluidos los cigarrillos electrónicos, productos de tabaco calentado y el snus sueco) ofrecen una alternativa: «Dejarlo o probar». »El rápido incremento en el consumo de SNP es una demanda liderada por el propio consumidor, a menudo enfrentándose a la oposición de gobiernos o sistemas de salud pública. »La ciencia defectuosa, la información pública engañosa y los reportes sensacionalistas en los medios de comunicación han sembrado la duda entre los consumidores, los políticos y el público general sobre el uso de los SNP. »Prohibir estos productos, o someterlos a regulaciones estrictas o a altos impuestos, impedirá el acceso efectivo a productos que potencialmente pueden salvar vidas. »Los SNP no solo podrían iniciar una revolución mundial en la salud pública, sino que lo harían sin coste alguno para los gobiernos.

Datos clave

Tabaquismo

»Cada seis segundos, alguien muere por una enfermedad relacionada con el tabaquismo. »La mitad de los fumadores morirá de forma prematura por una enfermedad relacionada con el tabaquismo. »Cada año, más de seis millones de personas mueren por una enfermedad relacionada con el tabaquismo. »El consumo de cigarrillos provoca más muertes que la malaria, la tuberculosis y el VIH juntos. »La OMS calcula que antes del final de este siglo, mil millones de personas habrán padecido una enfermedad relacionada con el tabaquismo. »La OMS calcula que el coste global de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo, en gastos de salud pública y por pérdida de productividad, es de 1 billón de dólares al año.

Productos de nicotina más seguros

»Se calcula que los cigarrillos electrónicos son un 95 % más seguros que los cigarrillos convencionales. »El snus no se inhala, por lo que no hay riesgo de enfermedad respiratoria, que representa casi la mitad de todas las muertes relacionadas con el tabaquismo, además de no entrañar ningún riesgo para fumadores pasivos. Además, no presenta una asociación significativa con muerte prematura, diabetes, cáncer de páncreas u oral, enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares. »Se calcula que para el año 2021, más de 55 millones de personas serán usuarias de cigarrillos electrónicos o productos de tabaco calentado y que el mercado mundial ascenderá a los 35 000 millones de dólares. »El uso de productos de tabaco calentado en Japón ha conllevado una disminución de un 27 % en las ventas de cigarrillos convencionales en dos años, algo sin precedentes en el consumo de tabaco a nivel nacional. »En Suecia, el snus ha sido fundamental para reducir la mortalidad relacionada con el tabaquismo hasta alcanzar la más baja de la UE. »Si la UE levantara la prohibición del snus, se podrían evitar unas 320 000 muertes prematuras al año. »A medida que los fumadores noruegos cambian al snus, la tasa de fumadores entre las jóvenes noruegas ha bajado a una cifra récord en el mundo del 1%. »En el Reino Unido, más del 50 % de los tres millones de usuarios de cigarrillos electrónicos son exfumadores. »39 países han prohibido inapropiadamente los SNP, incluidos algunos países en los que se prevé que aumente la prevalencia del tabaquismo. »61 países han regulado los cigarrillos electrónicos incluyéndolos en la legislación del tabaco.

El informe: temas principales

El GSTHR se basa en el principio de la Reducción de Daños, que hace referencia a las políticas, regulaciones y acciones que se centran en reducir los riesgos para la salud, normalmente proporcionando variantes más seguras de productos peligrosos o fomentando hábitos menos perjudiciales, en lugar de simplemente prohibir dichos productos o conductas. La reducción de daños es una estrategia de salud pública probada.

¿Cómo funciona la Reducción de Daños por Tabaquismo en la práctica? Funciona poniendo los SNP al alcance del gran público, de forma que las personas puedan consumir nicotina sin tener que inhalar los productos químicos cancerígenos presentes en el humo de los cigarrillos. Los nuevos productos incluyen los cigarrillos electrónicos, que hicieron su aparición en el mercado a mediados de la década de los 2000. Hace poco, se desarrollaron también los productos de tabaco calentado, que funcionan calentando tabaco por debajo de su temperatura de combustión, suficiente para liberar la nicotina, pero con una reducción importante de las toxinas liberadas. El tabaco sin humo sueco o snus, existe desde hace unos 200 años, pero ha experimentado un renacer a la luz de la evidencia que ha confirmado que reduce significativamente los daños por tabaquismo.

SNP y salud. Revisiones científicas y médicas independientes, así como análisis parlamentarios a nivel nacional han concluido que: »Bajo ninguna circunstancia es más seguro fumar que consumir productos SNP. »Existe un continuo de riesgo que es más alto consumiendo cigarrillos convencionales y más bajo consumiendo productos de tabaco no combustible »Los fumadores que se pasan al cigarrillo electrónico pueden experimentar una mejoría en su salud. »El uso de cigarrillos electrónicos puede ayudar a la gente a dejar de fumar. »Actualmente no se conocen efectos adversos sobre la salud derivados del uso de cigarrillos electrónicos o snus a largo plazo. »Aunque algunos jóvenes pueden experimentar con cigarrillos electrónicos, no hay pruebas de que esto derive al consumo de cigarrillos convencionales. Las tasas de tabaquismo entre jóvenes están disminuyendo. »No hay pruebas de que los cigarrillos electrónicos puedan ser perjudiciales para los vapeadores pasivos; no hay riesgo para terceras personas. »No se conocen efectos adversos a corto ni largo plazo derivados del consumo de nicotina. Ser dependiente de la nicotina no es un riesgo para la salud en sí mismo.

La Reducción de Daños no se limita sólo a la salud y la seguridad; existe un componente importante de protección de los derechos humanos. El preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud en 1946 establece que «El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social». Esto incluye a los fumadores y su derecho a la información, servicios y productos que puedan ayudarles a alcanzar su objetivo.

A los fumadores no se les debería negar el acceso a productos de reducción de daños que les ayudarán a evitar enfermedades e incluso la muerte prematura a causa del consumo de tabaco. Esto queda reconocido por el Convenio Marco para el Control del Tabaco de 2005, que establece que la Reducción de Daños es una de las estrategias que define el control del tabaco: «Un conjunto de estrategias de reducción de la oferta, la demanda y los daños con objeto de mejorar la salud de la población eliminando o reduciendo su consumo de productos de tabaco y su exposición al humo de tabaco».

Consumidores de SNP. En apenas unos años, se ha producido un rápido aumento en el uso de los nuevos SNP en muchos países mientras que, en Suecia y Noruega, el snus ha sustituido a los cigarrillos normales en relativamente poco tiempo. En Japón, la adopción de los productos de tabaco calentado ha provocado la mayor caída de la historia en las ventas de cigarrillos convencionales. Esto indica una clara inclinación hacia los SNP en aquellos lugares donde se hallan disponibles y, si son alternativas atractivas e idóneas, muchos fumadores las preferirán por encima de los cigarrillos convencionales.

Una cuestión fundamental es si el uso de productos de nicotina más seguros disminuye el tabaquismo y mejora la salud pública. Las pruebas más contundentes hasta el momento llegan desde Suecia, donde el aumento del snus y la disminución del tabaquismo han reportado al país la mortalidad más baja relacionada con el tabaquismo de toda Europa.

La adopción de los SNP se ha producido en la mayoría de los casos sin la aprobación de los gobiernos, los sistemas sanitarios y el control del tabaco. Han sido los propios consumidores, cuyo interés en los SNP, ha liderado el cambio y quienes han sido activos en ofrecer ayuda y consejo a aquellos que querían encontrar una alternativa al consumo de cigarrillos.

Regulación y control. La llegada de los nuevos SNP representa desafíos para los regímenes del control del tabaco, tanto a nivel nacional como internacional. Un consumidor puede usar cigarrillos electrónicos libremente en EE. UU., Reino Unido y Nueva Zelanda, pero puede enfrentarse a multas o penas de cárcel en Tailandia y Australia.

Los legisladores y políticos no son menos susceptibles que los profesionales sanitarios o que los consumidores ordinarios de que se les confunda con resultados científicos contradictorios o de ser influidos por los mensajes de las Organizaciones Anti-Reducción de daños o por las noticias de medios sensacionalistas.

El uso de la ley para negar o impedir el acceso a los SNP implica negar una base de pruebas científicas sólidas e independientes lo que, paradójicamente, perpetúa el consumo de cigarrillos (que sí se pueden conseguir libremente en todo el mundo) y garantiza que la industria tabaquera siga obteniendo beneficios.

Una regulación adecuada debería garantizar la seguridad y la confianza de los consumidores, promover la innovación de productos y favorecer el uso de SNP por encima de los cigarrillos.

La visión de la reducción de daños

Es imperativo no apartar la vista del objetivo -un final para el tabaquismo- y no permitir que una legislación y un control excesivamente prescriptivos impidan el acceso a productos más seguros. Los SNP tienen el potencial de ser uno de los golpes más drásticos en materia de salud pública de los últimos tiempos. Y, mientras que la mayor parte de las intervenciones de salud pública implican un gasto considerable, esta estrategia no les supone ningún coste a los gobiernos, las agencias internacionales y las ONG.

INi fuego, ni humo: Informe sobre la Reducción de Daños por Tabaquismo a nivel mundial 2018
Escrito y editado por Harry Shapiro.
Publicado por Knowledge-Action-Change, 8 Northumberland Avenue, Londres, WC2N 5BY
© Knowledge-Action-Change 2018

Los perfiles de países están disponibles en www.gsthr.org
Profile dla poszczególnych krajów znajdują się pod www.gsthr.org
Para obtener una copia impresa del informe completo, visite www.gsthr.org/contact
Este resumen está disponible en varios idiomas en at www.gsthr.org/translations

La concepción, el diseño, el análisis y la redacción de Ni fuego, ni humo: Informe sobre la Reducción de Daños por Tabaquismo a nivel mundial 2018 estuvo a cargo de Knowledge-Action-Change con el apoyo exclusivo de una beca de Foundation for a Smoke-Free World (Fundación por un mundo sin humo). Esta fundación no tuvo ningún tipo de implicación a la hora de establecer el contenido, los análisis ni las conclusiones expuestas en el informe y su única aportación fue durante la fase de concepción.

1 Oct 2018 – Sum – SPA

Download PDF Version